Ezra Miller

Tenemos que hablar de Kevin

Tenemos que hablar de Kevin

Lionel Shriver

En esta ocasión en Plantando libros hablaremos sobre uno de los últimos libros que he tenido la oportunidad de leer, Tenemos que hablar de Kevin, si bien existe una adaptación cinematográfica que, fue fiel en los acontecimientos más importantes, no fue capaz de plasmar todos los sentimientos que la protagonista describe.

Portada

Volviendo a la novela, el argumento no parece ser tan complejo: Eva es autora y editora de guías de viaje para gente tan urbana y feliz como ella. Casada desde hace años con Franklin, un fotógrafo de publicidad, decide, con muchas dudas, cerca de los cuarenta años, tener un hijo. Y el producto de tan indecisa decisión será Kevin. Pero casi desde el comienzo, nada se parece a los mitos familiares de la clase media urbana y feliz. Eva siente que Franklin se ha apoderado de su maternidad, convirtiéndola en el mero contenedor del hijo por nacer. Y Kevin es el típico bebé difícil, que tortura con sus llantos, que no quiere comer. Se convertirá en el terror de las niñeras, en un adolescente terrible, en el antihéroe a quien sólo le interesa la belleza de la maldad. Al llegar la sangrienta, mortífera epifanía de Kevin, dos días antes de cumplir los dieciséis años, el niño es un enigma para su madre.

 

Al principio creí que se trataba de una novela, que relataría lo difícil que es la vida de una madre abnegada, pero en cuento leí la primera línea mi perspectiva cambio, todo inicia con la siguiente cita:

 

“Un niño necesita más de nuestro amor cuando menos lo merece” (Emma Bombeck).

Tenemos que hablar de Kevin

En cada uno de los capítulos, (que se encuentran escrito a modo de carta) Eva, describe a Franklin, como era su vida antes de tener un hijo, cómo era su trabajo, su relación con él y, sobre todo, cuáles fueron los motivos para tener a Kevin y cómo fue su relación con él desde su nacimiento. Eva nos deja entrever que se vio arrastrada a un embarazo principalmente por amor a su marido, un embarazo que no estaba muy segura de desear y que vivió como algo ajeno a ella misma desde el principio, sintiendo que su marido se había adueñado de su embarazo no dejándola vivirlo de la forma en que ella lo deseaba.

Las mayores dudas de Eva comienzan a raíz del nacimiento de Kevin ya que una vez lo tiene en sus brazos tras un parto difícil no siente ese amor sublime que se presupone toda madre debe sentir al abrazar y tener a su lado a su hijo por primera vez. A través de las reflexiones de la protagonista la autora de Tenemos que hablar de Kevin nos invita a una reflexión sobre la casi obligada maternidad feliz, sobre la plenitud que la llegada de un hijo debe suponer para cualquier madre. Este amor hacia un hijo ¿es automático o se aprende a amar? ¿Y si no aprende una madre a amar a su hijo? Y si por más que lo intente ese amor no brota de su corazón ¿qué camino se puede seguir?

Kevin

La historia fascinante, no podía estar completa sin personajes igual de estupendos, encontraremos a Eva, quien todo el tiempo siente que fue obligada a ser madre, desarrollando sentimientos de impotencia, Kevin, el ¿Malvado? hijo, quien resulta ser un perfecto manipulador desde que comenzó a hablar, y Franklin, quien prefiere ignorar el hecho de que su hijo es consiente del daño que inflige a las personas que lo rodean.

En 600 paginas la autora, logro crear una obra, con una protagonista llena de humor negro, que lejos de sentirse una víctima de la situación, brinda un enfoque distinto al que conocemos sobre el tema de la maternidad, llenándonos de preguntas como: ¿Quién fue más culpable, Kevin o Eva? ¿Kevin nació siendo malo? ¿Eva tomo malas decisiones? ¿Franklin fue el verdadero antagonista?

En resumen “Tenemos que hablar de Kevin” es un libro excelente, aunque desafortunadamente no lo recomiendo a cualquier lector, ya que a pesar de no ser un libro tan complejo, tienes que analizar las palabras de Eva, y tratar de no proyectarte dentro de la historia de su familia, y en el peor de los casos creerte identificado/a con el sociópata de Kevin, y darle ciegamente aprobación a todos sus actos, por motivos como los anteriores, recomiendo la lectura únicamente a lectores maduros, capaces de cuestionarse y razonar con esta historia.

 

Título: Tenemos que hablar de Kevin

Autor: Lionel Shriver

Editorial: Anagrama

N° de páginas: 616

Formato: Tapa Blanda

ISBN: 978-8433-974-440

Calificación:

calificación 5

No Comments

Deja un comentario


fhg.mx ediciones sm Ediciones y punto Nostra Ediciones Sexto Piso Chiado Editorial El Naranjo

A %d blogueros les gusta esto: